La pregunta del millón: ¿por qué no me dura el alisado? Recién planchado, mi pelo está perfecto, pero a las pocas horas…

Hay varias razones por las cuales tu peinado no aguanta como desde el primer momento. Descubre cuáles son las principales causas y cómo evitarlas:

1. Tu fibra atrae el agua

¿Qué significa esto? Que el cabello es hidrófilo, es decir: absorbe el agua. Si tu pelo está deshidratado o deteriorado (internamente hay huecos estructurales), es cuestión de minutos que la queratina empiece a absorber hasta un 40% de su peso en agua en un ambiente húmedo.

Solución : utiliza productos hidratantes y nutritivos para tu melena. Cuanto más deteriorado esté tu pelo, menos va a durar el peinado. Es totalmente necesario utilizar un protector de cabello, pero también es interesante finalizar con algún spray o sérum anti-frizz.

2. La temperatura de tu plancha está mal regulada

Ten en cuenta que para que tu pelo se alise o se ondule con una herramienta de calor, es necesario que se reordenen los puentes de hidrógeno dentro de tu fibra. Esta reorganización de enlaces es lo que va a hacer que tu cabello cambie de forma.

¿Cómo se consigue? Con temperatura.

Vale, pero ¿con qué temperatura? Podemos decir que está entorno a los 180º, pero evidentemente, los grados a partir de los cuales empiezan a cambiar tus puentes de hidrógeno son diferentes para cada cabello. Si quieres saber más acerca de la temperatura adecuada para tu tipo de pelo, aquí te lo contamos todo. Si tienes un pelazo muy grueso, posiblemente 180º se van a quedar cortos a la hora de alisar de forma apropiada.

Solución : ajusta la temperatura de tu plancha adecuadamente. La temperatura correcta es aquella que es suficiente para cambiar de forma y mantener el peinado.

  • Si la temperatura es inferior a la que necesitas, vas a tener que dar muchas pasadas y además, el estilo no te va a durar lo suficiente.
  • Si te pasas de temperatura, corres el peligro de dañar tu pelo innecesariamente, lo que lo vuelve más poroso, y a la larga, estaríamos en el apartado de arriba (el peinado no te dura porque tu pelo no está en buen estado)

3. Planchar correctamente

Más vale una y buena, que muchas y malas. Hablamos de pasadas.

Con una plancha Corioliss no necesitas repetir el mismo mechón un montón de veces, porque la temperatura de la plancha es constante: los sensores miden ¡20 veces por segundo!

Solución : Olvida el hábito de repasar el mechón, más vale pasar la plancha un poco más despacio. Si aún así no es suficiente, seguramente no estás utilizando la temperatura adecuada.

Share This: