Es un hecho: las placas de tu plancha son importantes. Y mucho.

Tu cabello puede ser liso, rizado, fino, encrespado, abundante… No importa, unas placas de calidad van a funcionar perfectamente sea cual sea tu tipo de pelo.

Entonces, la pregunta del millón ¿titanio o cerámica?

Es evidente que en Corioliss apostamos por el titanio, te contamos porqué.

Placa de cerámica y de titanio

1 – Son materiales diferentes. La cerámica se obtiene a partir de materias primas en forma de polvo o de pasta y el titanio es un metal de transición con muy bajo peso molecular.

2 – Pero la principal diferencia está en la resistencia a la corrosión. Las placas de cerámica presentan porosidad a nivel microscópico, y con el uso pueden ocasionar desgaste en la cutícula.

En cambio, las planchas de titanio no presentan porosidad ni desgaste. Es más, si tus placas de titanio están manchadas, tenemos una buena noticia: no es oxidación ¡se pueden limpiar!

El resultado es un cabello altamente pulido, el titanio se desliza sin resistencia en la fibra manteniendo la cutícula perfectamente sellada, lo cual refleja la luz y… ¡tachán! brillo deslumbrante.

3 – Las planchas de titanio presentan una mejor conducción del calor que las planchas de cerámica. A grandes rasgos significa que la temperatura que aplicas en las raíces es la misma que en las puntas, por lo tanto no hace falta que repases un mechón varias veces para alisarlo.

4 – ¿Precio? El titanio es un metal difícil de extraer, y por lo tanto, su uso no es económico, es más caro que los demás materiales utilizados habitualmente en planchas.

Suele utilizarse en aplicaciones en las que el precio no es el factor más importante, como por ejemplo en la industria aeroespacial, en aplicaciones médicas o en los artículos de lujo.

¿Te acuerdas del móvil Solarin que costaba 14.000 €? El exterior era irrompible, la pantalla no se dañaba, estaba fabricado con titanio.

Conclusión: creemos que el titanio es un material PREMIUM y estamos seguros de que es la mejor opción para conseguir un cabello suave y brillante gracias a sus características:

  • Resistencia a la corrosión
  • Excelente conducción del calor
  • Suavidad
  • Ausencia de porosidad
  • Bajo peso

¿Lo has probado?

Share This: